en Sofía Martín

Que el lenguaje es sexista es algo que se sabe. Se sabe y se acepta. Se acepta que la norma haga prevaler el masculino para hablar en general, cuando la generalidad esté compuesta, incluso, por más mujeres que hombres. Ahí tenemos una asignatura pendiente que convenza a puristas y reformistas de la lengua. Está claro que lo de “ciudadanos y ciudadanas” no ha calado más allá de los discursos políticos. Que (casi) nadie anda diciendo, en su día a día, expresiones tan integradoras como por ejemplo “vendrán todos y todas a cenar”. Porque ellas también irán, pero por simplificar aceptamos que van a ir «todos», aunque en realidad vayan a presentarse en tu casa 5 mujeres y 2 hombres. No pasa nada, no hace falta hiperventilar, de momento.

La mayoría de veces no es la lengua en sí la que es machista, si no el uso que se le da a las palabras dentro de una sociedad.

A nivel escrito, algo se está avanzando en el plano coloquial, ya que hay algunas opciones cada vez más popularizadas. Una tendencia en auge es usar una “x” para evitar las “o” que masculinizan las palabras. En WhatsApp, por ejemplo, abundan escrituras parecidas a “vendrán todxs a cenar”. Seguramente en WhatsApp nos ahorraríamos el acento (mal), pero sobre lo bochornoso de la escritura en las redes sociales hablaremos en otro artículo, que da para largo.

La de la “x” es una propuesta que está calando más que aquella otra opción de substituir la “o” por una “@”. Se puso de moda un tiempo pero cada vez se usa menos: la «@» parece una “a” camuflada, así que ya puestos, mejor ser ambiguos del todo, que no se diga. La “x” me parece mejor opción para contextos sociales como chats y redes. No es la panacea, no, pero por algo se empieza y de su uso emana una necesidad imperante de cambio, de reforma de la lengua.

No es el lenguaje es su uso

Masculinos y femeninos a parte, el sexismo del lenguaje en realidad no está en las palabras, si no en su uso. La mayoría de veces no es la lengua en sí la que es machista, si no el uso que se le da a las palabras dentro de una sociedad.

Me viene al pelo contaros algo: andábamos buscando nombres para un proyecto relacionado con el deporte practicado por mujeres. Queríamos algo que transmitiera valores relacionados con esfuerzo, triunfo, constancia y deportividad. Palabras femeninas en género y significado, cercanas a la práctica deportiva. Dificilísimo. ¿Y animales? Genial, nombres de animales, pensemos en animales rápidos, valientes, fuertes, fieles y luchadores. Descartamos jirafas, elefantas, tortugas. También hormigas, moscas, ovejas y gallinas. Busquemos más.

Leona

Tigresa

Gata

Perra

Zorra

Mejor animales no, que nos dejan en muy mal lugar. Qué listo es el zorro y qué ligera, la zorra. Y qué fiel es el perro y que promiscua, la perra. Y que arisco es el gato y qué seductora es la gata. Y qué feroz es el tigre y qué atractiva, la tigresa. Y qué valiente es el león. Y qué buscona, la leona.

Recent Posts

Empieza a escribir y dale a Enter para buscar

Manuel Moreno, experto en redes sociales